El miércoles pasado en nuestra sección de ¡Padres con Morro! nos visitó, desde el norte de la isla, nuestra fisioterapeuta Laura Abrante quien nos hablo de un tema muy interesante y nosotros queremos compartirte la entrevista completa:

MALOS HÁBITOS POSTURALES EN LOS NIÑOS

A partir de los 7 años los niños comienzan una etapa un poco más sedentaria. El juego normalmente ya no es tan movido, y las demandas escolares comienzan a ser un poco más altas, lo que les obliga a estar más tiempo sentados haciendo los deberes.  Esto unido a que su diversión muchas veces está basada en la televisión, videojuegos o los móviles, el niño apenas se mueve, lo que perjudica seriamente su salud.

¿CÓMO INFLUYE EL TIPO DE JUEGO Y EL SEDENTARISMO EN LOS NIÑOS?

Primero va a influir en el alto índice de obesidad infantil que tenemos en Canarias. Se cansan con facilidad y su musculatura comienza a debilitarse, lo que hace que adopten posturas incorrectas que pueden influir directamente en el desarrollo de su columna vertebral.

Es importantísimo que los niños crezcan con un buen equilibrio muscular porque los músculos son los que soportan  nuestro sistema esquelético, es decir, a nuestros huesos. Si la musculatura no está fuerte los huesos caerían, o si no hay un buen equilibrio  muscular, lo mismo, tendremos unos hombros caídos por ejemplo, o un abdomen distendido.

Los malos hábitos posturales pueden causar desviaciones en la columna que se llaman escoliosis, cifosis (un aumento de la curvatura dorsal) o hiperlordosis (un aumento en la curva lumbar), e incluso que comiencen con dolores de espalda y contracturas precoces.

¿CÓMO PODEMOS LOS PADRES DETECTAR QUE LOS NIÑOS ESTÁN TENIENDO MALOS HÁBITOS POSTURALES?

Como padres debemos estar alerta de las posiciones que adoptan nuestros hijos, y fijarnos por ejemplo  en cómo se sientan, cómo caminan, cómo se levantan del sofá…

Debemos de tener en cuenta una serie de claves que nos podrían indicar que algo va mal:

  • La posición de sus hombros: debemos fijarnos si un hombro está más adelantado que otro, o más alto que otro. Así mismo, debemos fijarnos si ambos hombros parecen caídos y adelantados.  La postura de los hombros podrían indicarnos que el niño está comenzando a hacer una escoliosis o una actitud cifótica, que en principio comienzan siendo simplemente actitudes que pueden corregirse pero que con el tiempo se pueden convertir en alteraciones de la columna instauradas.
  • Los omoplatos: podemos fijarnos si alguno sobresale más que otro, o si uno está algo más elevado que otro.
  • EL abdomen: un abdomen distendido puede ser indicativo de que hay debilidad en la faja abdominal, lo que va a influir en su columna lumbar.

Si ves que tu niño presenta alguna de estas alteraciones, no dudes de comentarlo con su pediatra o con el fisioterapeuta para poder valorarlo y  darle la solución más apropiada.

¿PODEMOS HACER ALGO PARA PREVENIR ESTAS ALTERACIONES POSTURALES?

Podemos hacer muchísimo, pues no sólo podemos prevenirlas sino también una vez instauradas podemos darle solución. Y es tan simple como REALIZAR EJERCICIO AL MENOS 3 VECES A LA SEMANA. Esto debe ser de obligado cumplimiento para todos los niños, pues les hará crecer más alineados, fuertes y saludables. Elijamos actividades extraescolares que incluyan el deporte.

¿QUÉ ACTIVIDADES PUEDEN VENIRLES MEJOR?

En general para toda la población infantil cualquier deporte va bien siempre y cuando les mantenga activos. Pero sí que es cierto, que cuando ya existen malos hábitos posturales, algunas actividades son más recomendables que otras.

Personalmente me decanto por la Natación y el Pilates Infantil.

Como ya conocemos, la natación facilita el uso de todo el cuerpo de una forma equilibrada, lo que beneficia al correcto desarrollo músculo-esquelético del niño.

Y el Pilates Infantil, es una nueva modalidad que está aportando muchos beneficios porque va directamente a reforzar la musculatura clave en la postura.

¿CÓMO CONTRIBUYE EL PILATES INFANTIL?

Potencia su CONCENTRACIÓN, la FLEXIBILIDAD, el EQUILIBRIO Y la MUSCULATURA.

No sólo los peques se lo pasan bien sino que de una forma divertida trabajan toda la musculatura esencial para el mantenimiento de la postura; y es que la postura precede al movimiento, es decir, para poder movernos bien previamente tendremos que tener una musculatura fuerte que mantenga nuestros huesos y articulaciones bien alineados.

Los beneficios físicos

  • Aumenta la conciencia corporal, los esquemas de movimiento.
  • Reeduca la postura y elimina malos hábitos posturales.
  • Potencia los músculos que sostienen la columna ayudando a que ésta no se desvíe en el desarrollo.
  • Potencia todos los músculos corporales.
  • Desarrolla la fuerza, la velocidad, la coordinación, la flexibilidad, la resistencia y el equilibrio.
  • Perfecciona el alineamiento corporal, adquiriendo el niño una propia imagen corporal más detallada.

Los beneficios psíquicos

  • Mejora el estado de ánimo.
  • Aumenta su autoestima, la confianza en sí mismo y su memoria.
  • Reduce los estados de ansiedad o la agresividad.
  • Mejora sus relaciones personales y sociales.
  • Mejora la concentración.

En nuestra Clínica impartimos los propios fisioterapeutas las clases, de forma que las adaptamos dependiendo de las necesidades de cada niño. Estudiamos al niño y de forma divertida hacemos actividad física orientada a mejorar su postura o malos hábitos posturales.

¡Estar fuertes es la mejor forma de PREVENIR Y TRATAR!

Si deseas informarte sobre todo los beneficios del PILATES INFANTIL instruido por un fisioterapeuta puedes consultar nuestra página web www.clinicafisioterapialae.com o seguirnos en nuestras redes sociales de Facebook e Instagram

Estamos en CLÍNICA DE FISIOTERAPIA LAE en Los Realejos los Martes y Jueves de 18.15h a 19.15h.