Nuestra querida Fisioterapeuta Laura Abrante nos habló de un tema muy importante en la sección de "Padres con Morro".

Como ya sabemos la maternidad o paternidad viene acompañada de un montón de cambios en nuestra vida, tanto emocionales como físicos. Es una etapa diferente y a la vez llena de nuevos retos a los que nos enfrentamos cada día.

Hoy les propongo una serie de consejos para mejorar la salud postural tanto de la mamá como del papá en el manejo del bebé; es muy importante, si no queremos acabar con dolores innecesarios sobre todo a nivel cervical, dorsal o lumbar.

Además es importante cuidar nuestra postura a lo largo del crecimiento del pequeño porque ellos la aprenden e imitan de sus papás. Corrigiendo nuestras posturas prevenimos las futuras de nuestros hijos.

DAR EL PECHO O EL BIBERÓN

Tanto lo lleve a cabo la mamá o el papá las normas se aplicarán por igual:

  • Ambiente tranquilo
  • Silla o sillón con respaldo alto y con reposabrazos.
  • Completamente apoyada nuestra columna dorsal y lumbar.
  • Ser conscientes de la posición de nuestros hombros, deben estar relajados.
  • Aproximar al bebé lo más posible a nuestro cuerpo.
  • Reposar nuestro brazo en el reposabrazos.

Si damos el pecho de noche acostadas:

  • Darlo de lado y con el bebé muy próximo al cuerpo.
  • Nuestra cabeza bien calzada con la almohada.
  • El bebé reposando en la cama por completo.

COLOCARLE O SACARLE DE LA CUNA

Es importante a la hora de adquirir la cuna tener en cuenta algunos truquitos que nos pueden mejorar nuestra comodidad e higiene postural.

Es importante tener en cuenta la altura de la cuna, que disponga de un lateral abatible  y que disponga de alturas regulables para que podamos adaptarla al crecimiento del bebé.

  • Siempre en el manejo del bebé debemos colocarnos lo más próximos a él de forma que quedemos perpendiculares.
  • En el momento de levantar su peso debemos intentar no doblarnos por la cintura sino doblar las rodillas, así cuidaremos nuestra columna lumbar.

A LA HORA DEL BAÑO

Elijamos bien el tipo de bañera que vamos a usar.

  • Bañera a la altura del ombligo y próxima a nosotros.
  • Suelo aconsejar las tipo mueble que disponen de bañera en su interior y que al cerrarse se convierten en cambiador. Tenemos todo a mano para luego el vestido, el masaje, el cambio de pañal a una correcta altura para nuestro cuidado postural.
  • Recomiendo prolongar su uso hasta que el bebé ya no pueda bañarse en ella sentado.
  • Luego cuando pasemos a la bañera o ducha de los adultos, el bebé ya caminará y se mantendrá de pié lo que hará más fácil su manejo dentro de la misma.
  • Cuando el niño ya es más mayorcito y se baña en nuestra ducha o bañera, debemos intentar no inclinarnos a través de la cintura, sino doblar un poco las rodillas para agacharnos.
  • Un consejo muy útil que doy a los papás es tener un taburete bajo siempre a mano en el baño, nos permite sentarnos en él mientras le enjabonamos o vestimos cuando ya son más mayores.

SALIR DE PASEO

Es cierto que para los papás es muy cómodo el uso del CARRITO y no se ve comprometida su columna.  Además el carrito es súper útil a la hora de transportar todos los bolsos y pesos en él. Elijamos un carrito que:

  • Preferiblemente se regule su mango en altura. Aproximadamente éste debe llegar al nivel de nuestro ombligo.
  • Tenga bastante capacidad de almacenaje.
  • Sea ligero.

Para los bebés más demandantes, que precisan de mayor atención es recomendable el PORTEO. Nos deja libres nuestros miembros superiores lo que disminuye mucho la tensión de nuestros brazos y columna cervical. Pero es imprescindible colocar la mochila bien.

DEBEMOS TENER EN CUENTA A LA HORA DE USAR EL CARRITO CON NUESTROS BEBÉS

Debemos recordar que no es conveniente para el bebé pasar largos periodos en el carrito, no les da tanta libertad de movimiento ni tanta estimulación.

Lo ideal sería una forma mixta, usar porteo y carrito según nos convenga, de esta manera mejoraremos tanto nuestra salud postural como cubriremos las necesidades que tiene el pequeño.

SI AÚN CON ESTOS CONSEJOS APARECEN LAS MOLESTIAS EN NUESTRA ESPALDA

  • Aprovechemos el momento de nuestra ducha para colocar agua bastante caliente con algo de presión sobre los puntos dolorosos de nuestra espalda.
  • Antes de ir a descansar y por la mañana haz una rutina sencilla de estiramientos tanto para el cuello como para las lumbares.
  • Consulta al fisioterapeuta, pues una sesión te vendrá muy bien para resolver las contracturas y tensión que te aporta el ser mamá o papá.

SI DESEAS SABER MÁS O NECESITAS TRATARTE TE ESPERAMOS EN CLÍNICA DE FISIOTERAPIA LAE EN LOS REALEJOS, 922 35 54 27 www.clinicafisioterapialae.com